3 de enero de 2014

[Reseña] - Little Brother de Cory Doctorow


Marcus, alias “w1n5t0n,” sólo tiene 17 años, pero parece que ya sabe cómo funciona el sistema y cómo hacer funcionar el sistema. Inteligente, rápido y hábil en el mundo de las tecnologías de la información, no tiene problemas para engañar al sistema de vigilancia de su instituto. Su mundo entero cambia cuando él y sus amigos se encuentran en medio del escenario de un ataque terrorista en San Francisco. Estar en el sitio equivocado a la hora equivocada hace que Marcus y sus amigos sean arrestados por el departamento de seguridad nacional y encerrados en una prisión secreta para ser interrogados sin piedad por días.  Cuando finalmente los libreran, su mejor amigo Darryl que había llegado herido no sale de allí. La ciudad se ha convertido en un estado policial dónde todo el mundo es tratado como un terrorista en potencia. Marcus sabe que nadie va a creer su historia, lo que le deja una única opción: "M1k3y" va a tirar abajo el departamento de seguridad nacional él mismo. 

Título: Little Brother
Autora: Cory Doctorow
Editorial: Tor Teen
Páginas: 382
Precio: 20.00€


  

Este no es un libro que yo hubiera elegido por mi cuenta; pero lo tuve que leer para un cursillo de literatura fantástica y de ciencia ficción (que finalmente no pude terminar). Lamentablemente no puedo decir que me haya gustado.

La premisa del libro es interesante, pero el desarrollo del mismo para mí ha sido un FAIL en toda regla. Estamos ante una historia de ciencia ficción de tipo distópico que se desarrolla en un futuro cercano en el que la tecnología permite un control bastante intensivo de la población. No sólo tenemos el actual control de nuestros movimientos en Internet (Google nos conoce mejor que nuestros padres), sino que se han desarrollado sistemas que permiten identificar a una persona por su patrón de movimiento al andar en cámaras de seguridad. Pueden saber dónde estás en cada momento. Cuando se produce un ataque terrorista se instaura un estado policial que hace uso y abuso de estos medios limitando la libertad de las personas para garantizar la seguridad ciudadana. Marcus, tras un encuentro desagradable con la policía, se toma como su misión especial comenzar un movimiento subversivo en internet para derrocar el sistema.

El tema de los límites entre garantizar la seguridad de los ciudadanos y la restricción de la libertad admisible para ello está de plena actualidad. Sin embargo, el libro no se limita mostrarnos una posible situación y dejarnos sacar nuestras propias conclusiones, sino que es terriblemente político. Nos lo da todo mascadito y sentía que me aleccionaba más de lo que me contaba una historia. Además, trata muchos temas de política más o menos actual como la guerra de Vietnam, el movimiento hippie o el control de algunas grandes corporaciones. Con tanto sermón, a la historia para mí le ha faltado ritmo, intriga y unos personajes bien desarrollados con los que poder conectar. No me parece mal que un libro de ficción transmita un mensaje o una postura ante un tema determinado, pero tiene que ser algo más sutil para que a mí me guste. Me ha dado la sensación de que se ha sacrificado un poco la historia por transmitir una ideología, y sinceramente para eso yo prefiero leer un libro de no ficción sobre el tema si me interesa.

No obstante, si quieres tratar un tema político controvertido en profundidad lo menos que se puede pedir es que se haga con madurez y mostrando la complejidad del problema y me parece que lo ha simplificado terriblemente. Los personajes son muy planos. Los malos (el gobierno) son malísimos porque sí, porque les debe dar gustirrilín, en ningún momento nos intenta exponer la otra cara de la moneda del tema de fondo. Y el protagonista es todo lo contrario, el héroe que va a salvar al mundo y que lo tiene todo clarísimo desde el principio. Nunca tiene ningún tipo de reflexión un poco más profunda sobre el tema, por no decir que en muchas ocasiones casi me parecía un niño con una rabieta. Me ha irritado mucho que se ofrezca una visión tan parcial y simplista, creo que los lectores se merecen al menos poder sacar sus propias conclusiones del problema, aunque luego el autor nos cuente la suya. El libro entiendo que intenta mostrarnos un ejemplo de qué puede pasar si se lleva al límite la restricción de la libertad personal en favor de la seguridad, pero no me deja de parecer un intento forzado de imponer su opinión como la única válida. No quiero decir que yo esté de acuerdo ni en contra del autor, simplemente que no me gusta que me aleccionen de esa manera.

Por último, está la razón inicial por la que yo pensaba que no me iba a gustar: el componente tecnológico. Tiene largas explicaciones sobre los sistemas de seguridad y las redes de internet, sobre lynux y la criptología. Parece ser que una de sus virtudes es que todo lo que explica es posible actualmente y que lo hace con mucha claridad. No dudo que haya gente a la  que le parezca fascinante, pero yo no me he enterado de un pimiento y es que no es un tema que me interese. No me quiero imaginar cómo será cuando te lo explican mal. Me quedaba con la idea general y me sobraban páginas de explicaciones.

Estamos ante un libro de ciencia ficción que nos presenta un futuro muy cercano en el que mediante la tecnología se restringe excesivamente la libertad personal en favor de la seguridad ciudadana.  Para mí gusto sacrifica la historia por la ideología, es terriblemente político y ofrece una visión totalmente sesgada del problema. Además, las explicaciones tecnológicas son excesivas para alguien a quien no le interese el tema. La idea era interesante pero el desarrollo no me ha convencido en absoluto.  

   




    ** He descubierto que está publicado en español como Pequeño Hermano por Ediciones Urano.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por la reseña! No creo q me lo lea jajaja

» Raquel Flockhart. dijo...

Cuando empecé a leer el argumento estaba llamándome la atención la historia hasta que, al final, se da entender que el protagonistas se las va a hacer de gran héroe, porque así parece todo bastante siemple. Y por si no fuera suficiente el hecho de que no me convence por ese detalle, está lo que comentas de los personajes planos —me mata lo de "los malos (el gobierno) son malísimos porque sí, porque les debe dar gustirrilín" jajajaja— y eso de que sea un libro que parece adoctrinar más que contar una historia.
¡Un beso, Arila!

Nina dijo...

Lo habia visto mencionar muy pocas veces y creo que ahora menos lo leere xD

Mientras Leo dijo...

Pues no me llama demasiado, es un tema que ya está muy tratado y en ciencia ficción prefiero descubrir cosas nuevas
Besos

Sileny dijo...

La verdad es que por la sinopsis tiene una pinta fantástica pero todo lo que comentas de que intenta aleccionar y no te deja pensar por ti mismo...tela. Lo veo un poco Hitler xDD
Besotes!