25 de mayo de 2016

Mi crisis lectora y "reseñadora"

¡Hola danzarines!

Como podéis ver, durante los últimos meses las entradas en el blog han sido muy escasas. Simplemente quiero avisaros de que últimamente no me apetece bloguear, y tampoco me apetece leer tanto. Podría deciros que no tengo mucho tiempo y sería cierto, pero en realidad durante años lo he sacado de debajo de las piedras para intentar ir actualizando.

¿Y porqué esta crisis lectora ahora? En primer lugar, porque ahora mismo tengo la mente en otros temas y me cuesta concentrarme en algo que no sean mis propios dramas. Sí, ¡viva yo y mi egocentrismo!

Sin embargo, también me he cansado del blog porque me he dado cuenta de que estoy cansada de hacer siempre el mismo contenido. Y de que ya no soy capaz de disfrutar de un libro como una persona normal. Supongo que a los que lleváis mucho tiempo haciendo esto  os pasará lo mismo. Ahora, siempre que leo un libro, me dedico a analizar la estructura, el estilo, la narración, el worldbuilding, la construcción de los personajes, los errores gramaticales y un inifinito etc. Le doy mil vueltas a los temas que tratan y a los mensajes que transmiten.

Por una parte, es algo que me gusta hacer. No sólo me gusta leer sino que también me gusta mucho escribir y no puedo evitar fijarme en cómo lo hace cada autor. Sin embargo, ahora mismo también me agota. Me apetecería volver a leer simplemente disfrutando de la historia, como cuando era pequeña y no dormía por leer Harry Potter. Y aunque no sé si ya soy capaz, por lo menos por una temporada no quiero tener la presión añadida de pensar que tengo que escribir una reseña. Los pocos libros que lea ahora quiero que sean pura evasión y sin ningún tipo de presión.

No sé cuánto tiempo tardaré en volver. A lo mejor un mes, a lo mejor dos, a lo mejor tres. A lo mejor se me va de las manos y tardo seis. Pero volveré porque le tengo mucho cariño a este pequeño espacio que lleva años siendo mi rincón de frikadas. Y quizá aproveche para reformularlo. ¿Alguna sugerencia?

¡Hasta pronto!

30 de abril de 2016

[Resumen] - Abril 2016

¡Hola danzarines!

Se acaba el mes de abril y toca traeros el resumen. Sí, este mes he dejado al blog bastante abandonado y no he reseñado absolutamente nada pero... la vida.  Si hay algún libro del que os interese especialmente leer reseña, decídmelo y lo tendré en cuenta.

Este ha sido un mes un poco mediocre en cuanto lecturas, la mayoría han sido muy normalitas y una rematadamente mala.

  

  



1. El chico de las estrellas de Chris Pueyo (3/5)  - Reseña pendiente
2. Emma de Jane Austen (2.5/5) - Reseña pendiente
3. Slaughter house five de Kurt Vonnegut(3/5)  - Reseña pendiente
4. Besos entre líneas de E. Verdú y May R Ayamonte (1/5) - Reseña pendiente
5. The colour of the milk de Nell Leyshon (3.5/5) - Reseña pendiente
6. Chinese Cinderella de Adeline Yen Mah (3/5) - Reseña pendiente


EL MEJOR: The colour of the milk. Es una historia sencillita con tintes dramáticos, pero bastante curiosa en cuanto a la forma en la que está escrita. Se sitúa a comienzos del s.XIX en Estados Unidos y la protagonista es una chica campesina prácticamente analfabeta que nos cuenta su historia en primera persona. El lenguaje se adapta a cómo hablaría ella en realidad, hay muchos errores gramaticales, ni una sola mayúscula en todo el texto y su forma de expresarse es particular. No es una historia que me haya marcado, pero tiene gancho.

EL PEOR:  Besos entre líneas. Este libro... en fin, es un auténtico despropósito. Os traeré una reseña pronto. 

10 de abril de 2016

[Resumen] - Marzo 2016

¡Hola danzarines! ¿Cómo habéis empezado la primavera?

Estamos a mediados de abril ya y casi se me vuelve a olvidar traeros mi resumen de lecturas. En febrero no lo publiqué, pero tampoco leí gran cosa. En Marzo, en cambio, he tenido un mes bastante bueno. He leído 6 libros y, entre ellos, están mis primeras cinco bailarinas del año.



1. Lolito de Ben Brooks (2/5)  - Reseña
2. A Little Princess de Frances Hodgson Burnett (4/5) - Reseña pendiente
3. The long way to a small angry planet de Becky Chambers (4.5/5)  - Reseña
4. La luna no está de Nathan Filer (3/5) - Reseña
5. Mother Night de Kurt Vonnegut (5/5) - Reseña
6. Salt to the sea de Ruta Sepetys (4/5) - Reseña pendiente


EL MEJOR: Mother NightMi  primer encuentro con Vonnegut no podía haber sido mejor. Mother Night es una inteligente reflexión sobre las consecuencias de nuestros actos, una encrucijada moral que desafía nuestros valores. El protagonista es un ciudadano americano residente en Alemania durante la II Guerra Mundial que se hizo pasar por nazi para trabajar como espía para el bando de los aliados. Durante muchos trabajó públicamente como locutor radiofónico propagando la ideología nazi y convirtiéndose en una referencia de esta ideología. Años más tarde, es juzgado en Israel por su participación en crímenes de guerra. ¿Es culpable o inocente? 

Otra joyita ha sido también The long way to a small angry planet.

EL PEOR:  Lolito. Lolito nos cuenta la historia de Edgar, un adolescente de 15 años que conoce a una mujer en un chat erótico y tiene un encuentro con ella. Me desagradó mucho el tono basto y soez que usa en la narración. Y la historia no me dijo nada. No niego que quizá haya una pretensión de crítica social, pero yo no conecté con la historia en ningún sentido.

4 de abril de 2016

[Reseña] - Mother Night de Kurt Vonnegut


Mother Night es un desafío moral para nuestros valores. Howard W. Campbell Jr, un espía de origen americano durante la II Guerra Mundial, es acusado en Israel por crímenes de guerra. Pero, ¿es realmente culpable? En este libro brillante se is a daring challenge to our moral sense. American Howard W. Campbell, Jr., a spy during World War II, is now on trial in Israel as a Nazi war criminal. But is he really guilty? En este brillante libro lleno de humor negro, Vonnegut vuelve lo blanco y negro en un escolfriante tono de gris con un veredicto que nos perseguirá a todos


Título: Mother Night
Autora: Kurt Vonnegut
Editorial: Booket
Páginas: 290
Precio: 9.09€ // 0.99€ (Kindle)
Libro Único

  
Lo primero que he hecho al empezar a preparar esta reseña ha sido comprobar si estaba publicado en español. Mi indignación ha sido infinita cuando he comprobado que, si alguna vez fue editado en español, algo que no tengo del todo claro, ya está descatalogado y es prácticamente imposible de conseguir. Me resulta inconcebible que un libro tan bueno y tan inteligente como este no sea considerado prácticamente un clásico moderno; si no que, al contrario, parece que esté cayendo en el olvido.

No voy a negar que "Mother Night" cae en pleno centro de mi comfort zone y que eso puede haber influido en lo muchísimo que me ha gustado. En primer lugar, esta novela trata sobre la II Guerra Mundial, periodo histórico con el que tengo una reconocida obsesión. Por si eso fuera poco, toda la historia se centra en un conflicto moral. Llamadme intensa, pero todos los libros que traten sobre un análisis de conflictos morales, de psicología de personajes y, en definitiva, del funcionamiento de la mente humana, me fascinan. Y si hay algo que me encanta son esos libros que  te hacen darle vueltas a tus propias convicciones y valores. Sin embargo, hay muy pocos que lo hagan bien, que sólo te presenten la idea y te dejen rumiarla sin caer en el adoctrinamiento. Y en ese sentido, este libro es, sin duda, uno de los mejores que he leído en mi vida.

El protagonista de Mother Night es Howard W Campbell, un ciudadano americano que pasó su juventud en Alemania y al que le pilló allí la II Guerra Mundial. Fue reclutado para trabajar como espía para el bando de los aliados y les proporcionó información muy valiosa durante toda la guerra. Sin embargo, para ser un buen espía debía hacer creer a todos que era un Nazi convencido y, por ello, trabajaba como un locutor radiofónico que propagaba la ideología nazi. Aunque no creía en lo que predicaba y lo hacía por una "buena causa", en realidad sí contribuyo enormemente a difundir la ideología nazi. ¿Realmente en este caso el fin justifica los medios?

Muchos años más tarde, Howard Campbell está siendo juzgado por crímenes nazis en Israel, sin testigos que acrediten que él realmente era un espía del bando de los aliados. ¿Es culpable o es inocente?

Yo os presento el dilema de una manera muy simple y directa, casi burda, pero la historia tiene muchos más matices y giros. Howard era en un inicio un hombre apolítico, al que sólo le interesaba su profesión como dramaturgo y su adorada esposa. En su relato se deja entrever que realmente él intentaba llevar una vida tranquila y acomodada, lo que le resultaba más fácil en la Alemania de la época adhiriéndose a la ideología nazi. Quizá su trabajo de espía era una forma de lavar su conciencia mientras se permitía seguir llevando una vida apacible, pero ¿no es eso cobarde? ¿Y no le acabó reconcomiendo la conciencia años más tarde?

Podría seguir dándole vueltas hasta el infinito porque da pie a mil reflexiones. Por ejemplo, cuando terminé el libro leí una reseña en Goodreads que hacía un análisis muy interesante. Todo el libro está contado como un relato autobiográfico ficticio de Howard Campbell que escribe mientras está en la cárcel de Israel. Sin embargo, ¿sus antecedentes como un gran orador con mucha capacidad de convicción no le convierten en uno de las narradores menos fiables que existen? Quizá quiera redefinir su historia, cambiar la imagen que tenemos de él porque...

"We are what we pretend to be, so we must be careful about what we pretend"


Mother Night es una de las libros más inteligentes que he podido leer en los últimos años. Estamos ante una brillante reflexión moral sobre la inocencia y la culpabilidad, sobre las diferencias entre nuestros valores ideológicos y nuestro comportamiento social y sobre nuestros deberes ante la sociedad; todo ello enmarcado en uno de los acontecimientos más brutales del s.XX, la II Guerra Mundial.  

   





 

30 de marzo de 2016

[Mini-reseñas] - La luna no está y The last leaves falling

¡Hola danzarines!

Como últimamente no tengo tanto tiempo para escribir reseñas como quisiera, he decidido retomar el formato de las minireseñas que utilizaba en tiempos remotos para enseñaros algunos libros de los que no tengo tanto qué deciros.

The last leaves falling
Sarah Benwell
Definitions
320 páginas
10,20€ / 8,15€ (kindle)

No recuerdo muy bien cómo conocí esta novela, pero me llamó la atención que su protagonista fuera un adolescente con Esclerosis Lateral Amitriófica (ELA). Quizá os suene esta enfermedad por el famoso Ice Bucket Challenge de hace un par de años o por ser la enfermedad que padece Stephen Hawkings.

Se trata de una enfermedad degenerativa neuromuscular que provoca un debilitamiento progresivo de los músculos y acaba provocando la muerte por el debilitamiento del sistema respiratorio, del sistema digestivo o del corazón. El pronóstico de vida es de 2 a 5 años cuando es diagnosticada.

El protagonista de esta novela es un adolescente japonés de 16 años que está entrando en la última fase de la enfermedad. Es una situación totalmente límite: un chico muy joven que sabe que va a morir y de una forma muy poco agradable. Va a ir perdiendo progresivamente el control de su cuerpo. Sin embargo, la historia en realidad es casi amable ya que se centra en la amistad que desarrolla con un chico y una chica a través de internet y cómo aprovecha para vivir con ellos intensamente los últimos días de su vida.

Me siento un poco mal al decir esto pero no he empatizado nada con el protagonista. En primer lugar, creo que tanto el protagonista como sus amigos tenían un comportamiento más característicos de un niño de 11 o 12 años que de alguien de 16 o 17 años. Además, me hubiera gustado que se centrara más en el aspecto emocional de la situación tan dura por la que estaba pasando. Aunque su actitud sea positiva, creo que refleja muy poco de lo que realmente debe pasar una persona que vive esa situación.

No puedo negar que el desarrollo me ha decepcionado, pero aún así crea cierta awareness sobre esta enfermedad y es una historia bonita de amistad, aunque personalmente casi la catalogaría de Middle Grade.




La luna no estáLa luna no está
Nathan Filer
Alianza
321 páginas
17.10€ / 12.13€ (kindle)


"La luna no está" seguramente os suene, tuvo un hype moderado entre los blogguers/booktubers de habla hispana cuando se publicó en español. En ese momento me lo apunté en mi wishlist masiva de "libros que me gustaría leer algún día, pero que tampoco son muy prioritarios".  Es una lista interminable, jamás los leeré todos. Sin embargo, este tuvo la fortuna de cruzarse en mi camino cuando estaba en la biblioteca buscando otro libro. Y ya que estaba allí, bien podía aprovechar para llevarme uno más... o dos... o tres... ¿cuántos te dejan sacar?

El caso es que yo pensaba que era la típica historia sobre un niño que pierde a su hermano y tiene que aprender a superarlo. Tanto la sinopsis del libro como todas las reseñas que había visto de él me habían hecho formarme esa idea. Y, en parte, lo es. Es algo que tiene importancia en la trama y en el protagonista. Sin embargo, si alguien me pidiera que le explicara muy resumidamente de qué va este libro, yo le diría que trata sobre las enfermedades mentales. Spoiler Sobre la ESQUIZOFRENIA Fin Spoiler. Lo pongo en spoiler porque durante los primeros capítulos no te dicen qué le pasa exactamente al protagonista y resulta un poco confuso. Sin embargo, creo que eso te ayuda a empatizar con él, a sentir la misma confusión que él en el comienzo de la enfermedad.

Al principio este giro, inesperado para mí, me resultó muy interesante porque siempre me ha gustado el tema de las enfermedades mentales (llamadme rara...) y nunca había leído nada desde el punto de vista de un protagonista que padeciera esta. Sin embargo, me costó mucho empatizar con él y la historia se me empezó a hacer un poco pesada a ratos. No sabría decir con exactitud cuál ha sido el fallo. Me gustó la idea de la historia, de la perspectiva... pero la ejecución no acabó de convencerme del todo. Finalmente ha sido un libro que ha pasado sin pena ni gloria.



23 de marzo de 2016

[Reseña] - Lolito de Ben Brooks


Etgar tiene todo por hacer y sin embargo no quiere hacer nada. Etgar tiene problemas de adolescente y miedos de adulto. Etgar solo quiere ver documentales marinos y comedias sin muerte, pero clica en los vídeos virales más sádicos. Etgar es aún un crío, pero ya escribe cartas imaginarias a sus hijos que no nacerán. Etgar querría beber siempre té con Nesquik, pero vacía una botella de alcohol tras otra. Los amigos de Etgar también lloran, como él, pero siempre despiden sus mensajes con una risa. Pasea por las calles grises de su pueblo, pero es en internet donde Etgar descubre el desamor más cruel (el engaño de su primera novia en Facebook) y también el amor más cálido y extraño (el consuelo de una mujer madura tan indefensa como él, en un chat sexual). Un juego de identidades que deberá resolver en la vida real. Teclea a tumba abierta y con el corazón en un puño, para partirse de dolor y también de risa, Lolito es una maravilla escrita por el mejor, más lírico, cronista de su generación. Un Holden Caulfield con conexión a internet, el reverso cruel de Wes Anderson y la mejor actualización de la novelas de los angry young men. Elogiado por Nick Cave y aclamado por la crítica británica, nadie escribe como Ben Brooks, porque Ben Brooks, como Etgar, es único. Aunque comparte miedos con todos sus lectores.

Título: Lolito
Autora: Ben Brooks
Editorial: Blackie Books
Páginas: 248
Precio: 18.05€
Libro Único

  

"Lolito, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-to: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de mis dientes. Lo. Li. To."

El título de la novela me evocaba lo evidente: una inversión de géneros en la clásica historia de Lolita de Nabokov. Una historia en la que el niño-adolescente fuera un chico y la adulta una mujer. Y sí, nos encontramos esa relación en la novela, pero ahí acaban todas las similitudes. Quizá haya sido hasta un recurso literario del autor que en todo lo demás fuera tan opuesto, que no pudiera dejar de causarte cierto choque la inevitable comparación.

En Lolita de Nabokov encontramos uno de los lenguajes más líricos y bonitos de la literatura en una historia con unos personajes altamente perturbadores. En Lolito de Ben Brooks nos encontramos el lenguaje más basto y soez que te puedas echar a la cara en una historia con algunos de los personajes más tristes que te puedas encontrar.

El protagonista de Lolito, Etgar, es un adolescente de 15 años que está deprimido porque su novia le ha puesto los cuernos. También está terriblemente aburrido porque sus padres le han dejado solo en casa y no está de humor para salir de fiesta con sus amigos. Entonces, decide distraerse en un chat erótico. Así conoce a Macy, una mujer mayor que busca sexo telefónico. Entran en un bucle de mentiras malas y de calentones telefónicos, hasta que deciden quedar en persona a terminar la faena.

Si la historia hubiera tenido otro tono quizá me hubiera gustado, pero  su narración me ha desagradado en modo extremo. No estoy en contra de utilizar un lenguaje coloquial en los libros, palabrotas incluidas, pero no soporto cuando esto degenera en una narración simplista, basta y soez. Está contado en un estilo muy simple y vulgar que podría ser propio de un adolescente que ha pasado de la edad del pavo de "caca, culo y pis" a la de "coño, polla y follar".

No es la primera vez que me pasa esto con un libro y seguramente el problema sea mío. No me gustan los libros que están narrados desde el punto de vista de un adolescente (o adulto, que también podría pasar) en la edad del pavo que tiene cuatro neuronas: dos para el sexo, otra para fumarse porros y la última para quejarse del colegio o de sus padres. Es un tipo de personaje con el que no tengo nada en común y que, si no sale de ahí, no va a tener nada que contarme que a mí me interese.

Yo poco más tengo que deciros, pero antes de terminar quiero dejaros una reseña muy positiva de Carlos de "La cueva de Charles" que fue la que me animo a coger este libro en la biblioteca. Creo que siempre está bien ver distintas opiniones y pensar con cuál podéis ser más afines.



Tal como nos hace pensar su título, Lolito nos cuenta la relación de un adolescente con una mujer mayor. En esta ocasión, la relación comienza en un chat erótico de internet y es totalmente consentida y buscada por el menor. Su lenguaje vulgar y la mentalidad tan de adolescente en la edad del pavo de su protagonista me han impedido disfrutar de esta historia.


   



  

19 de marzo de 2016

[Reseña] - The long way to a small angry planet de Becky Chambers


En algún lugar de nuestra abarrotada galaxia, un equipo de constructores de agujeros espacio-temporales salta de planeta a planeta, camino al trabajo de  vida. Para la gran galaxia, los humanos son una especie menor, y su nave hecha de remiendos es sólo un punto en el universo. Es una nave sencilla cuyo objetivo es llevarlos de un lugar a otro. Pero todos los viajes dejan su huella, e incluso la gente más corriente tiene historias que merecen la pena contar. Una joven mujer de Marte espera que el amplio espacio le ayude a poner distancia entre ella y la vida que ha dejado atrás. Un piloto alienígena, navega por la vida sin los suyos. Un capitán pacifista espera la llegada de su amada de la guerra. Ambientada en un conjunto de curiosas culturas y distantes mundos, esta historia entrelaza las aventuras de estos nueve personajes con el viaje particular de cada uno de ellos. 

Título: A long way to a small angry planet
Autora: Becky Chambers
Editorial: Hodder & Stroughton
Páginas: 404
Precio: 13.30€ / 4.99€ (kindle)


Serie "Wayfarers":
1. The long way to a small angry planet
2. A closed and common orbit
   
  

Durante muchos muchos años he dicho que no me gustaba el género de la ciencia ficción. Durante muchos años he pensado que la ciencia ficción eran aliens, máquinas rarunas, explicaciones científicas incomprensibles y portadas horrorosas. Sí, las portadas horrorosas eran un obstáculo importante entre la ciencia ficción y yo, y más aún en la era "pre-bloggers/youtubers". Ahora puedo llegar a fijarme en un libro que a priori no me entre por los ojos a base de escuchar reseñas fantásticas de bloggers/youtubers que me gustan. Antes, yo iba a la librería y veía un libro de aliens con una portada como la que tenéis a la derecha (la portada fea de este mismo título) y no lo tocaba ni con un palo.

Sin embargo, recientemente he descubierto que me gusta la ciencia ficción y que en realidad me ha gustado siempre. No, no me gusta Star Wars ni Star Trek (he visto alguna película y me dan mucha pereza), y me dan miedo los libros de ciencia ficción dura que se centran en explicaciones científicas complejas o rocambolescas (aunque quizá me gustaran si intentará leerlos), pero la ciencia ficción es mucho más que esto, como demuestra el libro del que os voy a hablar hoy.

Según Wikipedia hay tres grandes subgéneros dentro de la ciencia ficción: la ciencia ficción dura que se centra en la ciencia en sí, la ciencia ficción blanda que se centra más en los personajes, y la ciencia ficción social que especula sobre el futuro de la sociedad humana. Y los dos últimos encajan perfectamente en "mi estilo de lectura". Me gustan mucho los libros que se centran en el análisis de personajes complejos y en el análisis de la sociedad, y en este sentido la ciencia ficción da juego a hacer reflexiones super interesantes. Las distopías son ciencia ficción. Las ucronías, versiones alternativas de la historia, son ciencia ficción. E incluso libros como este, que se centra en la vida de un grupo mixto de humanos y alienígenas en el espacio (space opera se llama el subgénero), pueden ir mucho más allá de las batallitas espaciales a las que yo pensaba erróneamente que se limitaba este género.

Ahora que ya os he vendido el género, os voy a vender la novela. "The long way to a small angry planet" transcurre en una nave espacial con siete tripulantes y una misión: hacer rutas interespaciales a través de agujeros espacio-temporales. El tema de estos agujeros es la parte más científica, pero esta explicada de tal manera que no te pierdas nada relevante de la trama aunque no lo entiendas científicamente. De hecho, es una historia de personajes, pero ambientada en un escenario futurista. El peso de la trama recae en el análisis del pasado y el presente de cada uno de esos tripulantes, y en las relaciones que se establecen entre ellos. Y dejadme que os diga que es uno de los conjuntos de personajes más genial que me he encontrado en mucho tiempo.

Una de las genialidades de esta novela es la diversidad de personajes y razas que ha creado la autora. Los humanos son una raza menor dentro de todo el conjunto de "razas inteligentes" de diferentes orígenes planetarios que comparten un espacio común. Todas las razas mantienen ciertos rasgos comunes mínimos; por ejemplo, todas necesitan agua, oxígeno y alimento para sobrevivir. Sin embargo, su variedad en cuanto a su apariencia física, sus costumbres, sus comportamientos sociales o sus formas de comunicación son infinitas. Sin embargo, han aprendido a convivir y esa pequeña tripulación es una auténtica familia. Toda la historia deprende un mensaje muy fuerte sobre aprender a aceptar la diversidad. ¿Sólo por eso son interesantes? No, son personajes muy bien construidos y con muchos matices; con un desarrollo,  una historia personal y unos conflictos internos interesantes en todos los casos.

Ha habido un detalle que me ha llamado especialmente la atención en la construcción de los diferentes personajes:  el tratamiento del género y las relaciones . Es un tema que ahora mismo está bastante de moda, pero rara vez encontramos tanta diversidad tratada con tanta naturalidad. Los humanos nacen siendo masculinos o femeninos y son fundamentalmente monógamos. Sin embargo, en la amplia variedad de razas del universo tenemos personajes que cambian de género a lo largo de su vida o que son de género indeterminados, razas polígamas o que no consideran el sexo algo más privado que darse un beso, relaciones heteresexuales y homosexuales... Y lo genial es que son detalles secundarios a los que no se les da más importancia dentro del universo tan rico que ha creado la autora.

Centrémonos ahora en ese universo. Si no sois nuevos por aquí, ya sabréis que una de las cosas que más valoro en un libro es un buen worldbuilding. Como buena aficcionada a la fantasia que he sido siempre, me quito el sombrero ante cualquier autor que consiga crear un "mundo ficticio" complejo y bien construido en el que te puedas sumergir. Y Becky Chambers lo ha hecho genial. No sólo ha construido toda una sociedad futurista conformada por distintas razas, sino que se ha preocupado por dotar a cada una de ellas de una historia, un funcionamiento y unas costumbres propias. Y en la descripción de cada una de ellas podemos encontrar comentarios sobre el funcionamiento de nuestra sociedad bastante interesantes (por ejemplo, sobre las guerras).

En definitiva, no es la clásica historia de ciencia ficción de aventuras en el espacio. No busques un derroche de acción en este libro, pero si disfrutas de un buen worldbuiling y del análisis de personajes y comportamientos sociales, no lo puedes dejar escapar.


The long way to a small angry planet se ha convertido en uno de mis libros favoritos de ciencia ficción. Se trata de una historia de personajes ambientada en un escenario espacial futurista excepcionalmente bien desarrollado. ¡Tenéis que leerlo!