13 de diciembre de 2015

[Reseña] - El cuento de la criada de Margaret Atwood


El cuento de la criada, una de las novelas más célebres y prestigiosas de Margaret Atwood, constituye una mirada futurista a una sociedad totalitaria. Una mirada terrible y lúcida que denuncia la barbarie que pueden llegar a alcanzar los puritanismos extremos de toda índole y las ansias de dominio sobre los seres humanos privados del ejercicio del derecho a la libertad. En el estado de Gilead, donde tras una hecatombe nuclear, la población ha visto disminuida su capacidad de reproducción, las Criadas, vestidas con hábitos rojos de la cabeza a los pies, con el rostro cubierto por un velo transparente y enmarcado por una toca blanca, desempeñan una función esencial: concebir y dar a luz a futuros ciudadanos. Destinadas a esta empresa suprema, viven enclaustradas y reducidas a ser un cuerpo con una única misión: reproducirse.

Título: The handmaid's tale
Autora: Margaret Atwood
Editorial: Vintage Publishing
Páginas: 320
Precio: 10.29€
Libro Único
*Estos son los datos de la edición inglesa porque la edición en español creo que está descatalogada, pero lo podéis encontrar facilmente en una biblioteca*

  
Desde que surgió el boom de las distopías he ido leyendo poco a poco las clásicas del género. El cuento de la criada, a pesar de ser un clásico moderno, no podía faltar en este grupo. Sin embargo, si soy completamente sincera debo decir que ha habido algo que ha hecho que no acabara de conectar del todo con esta historia. A pesar de ello, a rasgos generales creo que es un libro que merece la pena leer. 

El cuento de la criada  se sitúa en un futuro cercano al momento en que se escribió (1985) en el que Estados Unidos ha pasado de ser una democracia moderna que reconoce a todos sus habitantes numerosos derechos y libertades a un régimen totalitario de carácter religioso que tiene a gran parte de la población oprimida. Al nuevo país lo ha denominado la República de Gilead. El grupo peor parado han sido, sin lugar a dudas, las mujeres. Ya no pueden trabajar ni tienen acceso a la educación, no pueden votar ni tener dinero propio. Las mujeres han pasado a depender totalmente de los hombres para todo y han sido relegadas en la sociedad a unos pocos papeles: esposas, criadas, prostitutas o "criadoras". En cualquier caso su objetivo siempre es satisfacer a los hombres en sus necesidades más básicas.

Además, en este futuro hay un grave problema de fertilidad debido a la contaminación (aunque para mi gusto, esta parte de la historia no está apenas explicada). Por ello, las mujeres con capacidad para dar luz es un bien muy preciado. Estas mujeres forman un forman un grupo especial gestionado por el gobierno, las "criadoras" y son cedidas a las familias de clase alta sin hijos para que el marido las fecunde y les de un hijo.

La obra tiene un claro mensaje feminista porque reivindica los derechos y libertades de las mujeres en la sociedad. Y esto lo hace mediante un efecto de choque al crear un mundo en el que se le despojan todos sus derechos y se limita su valor al de traer hijos al mundo.  En cierta manera se acusa al extremismo religioso de promulgar esta idea. Para entender mejor este libro tenemos que hacer un análisis histórico de la situación política mundial de la época en la que fue publicado. Margaret Atwood escribió esta novela justo después de la vuelta al conservadurismo republicano en Estados Unidos con la legislatura de Ronald Reagan. Su triunfo estaba apoyado por un creciente movimiento religioso que defendía una vuelta a los valores tradicionales de la familia frente a lo que consideraban excesos de la "revolución sexual" de los años 70. Los grupos feministas temían que todos sus avances hacia la igualdad entre el hombre y la mujer se irían al traste y se volvería a los papeles tradicionales de hombres y mujeres en la sociedad. Este temor estaba fuertemente reforzado por la Revolución Islámica de Irán en 1979. La sociedad iraní pasó en pocos de años de ser una sociedad laica, moderna y con un estilo de vida muy similar al de los países occidentales a convertirse en una república religiosa islámica con muchas restricciones de origen religioso. Por ejemplo, de un día para otro, pasó a estar prohibido beber alcohol o escuchar música occidental. Sin embargo, el cambio más radical fue para las mujeres que tenían que salir a la calle completamente cubiertas por el velo islámico independientemente de cuáles fuera sus creencias, y que pasaron  depender para muchos aspectos de los hombres de su familia. De hecho, creo que El cuento de la criada tiene muchas similitudes con la revolución iraní y que seguramente muestra el miedo de la autora a que pudiera pasar algo parecido en los países occidentales. Lo que hace no es otra cosa que trasladar esta situación a Estados Unidos y llevarla un poco al extremo introduciendo el problema de la fertilidad.

El problema que yo le encuentro a este libro es que es difícil comprender la parte "distópica" de la historia sin analizar previamente su contexto histórico. A día de hoy que algo así se produzca en occidente me parece totalmente improbable. Las creencias religiosas están perdiendo importancia y creo que no hay ningún grupo amplio que defendiera semejante retroceso en los derechos y libertades generales, y especialmente de la mujer. Para mí, las distopías funcionan cuando critican y exageran los efectos negativos de algún rasgo de nuestra sociedad, cuando avivan una discusión moral presente en la actualidad. En este caso, es algo que no he acabado de ver en este libro. Ello no quita que me parezca una reflexión interesante aplicada en su contexto y que siga teniendo un valor de choque en la defensa de las ideas feministas.

Por otro lado, también es importante comentar la técnica narrativa utilizada. La historia está narrada en primera persona por su protagonista, Offred. La forma de narración es una especie de diario en el que la protagonista va narrando su vida presenta a la vez que la intercala con sus recuerdos del pasado.  Reconozco que es un recurso que le aporta al libro una visión interesante ya que muestra cómo se siente alguien que ha vivido en la sociedad anterior y que ahora ha visto cortadas todas sus libertades. Transmite muy bien esa sensación de angustia, desesperación y miedo. También me ha gustado mucho cómo la protagonista pasa a valorar de manera muy diferente incluso los pequeños detalles de su vida anterior que seguramente antes daba por sentado. Sin embargo, la forma en que está narrado también genera mucha confusión. Tardas mucho en comprender qué ha pasado, cómo es ese nuevo mundo. Por tanto, tardas mucho en meterte realmente en la historia. Y ese para mí ha sido quizá el gran fallo de la novela. En realidad el libro empezó a gustarme mucho a partir de la mitad aproximadamente, pero me costó llegar hasta ahí. Quizá sea un libro que gane con una relectura. 


El cuento de la criada es una distopía de tintes feministas en la que nos muestra a Estados Unidos tras un golpe de Estado que lo ha convertido en una dictadura totalitaria de carácter religioso. Para llegar a entender plenamente el mensaje es necesario analizar el contexto histórico en el que se publicó. Teniendo esto en cuenta, el libro es muy bueno. Sin embargo, la técnica narrativa utilizada crea cierta confusión inicial e hizo que me costara mucho sumergirme en la historia.


   



  

5 comentarios:

MeriiXún dijo...

Hola^^
No lo conocía pero la verdad es que no me termina de llamar la atención por lo que por el momento lo dejaré pasar.
¡Gracias por la reseña!
un besote

Nina dijo...

yo a veces suelo desligarme de ese contexto, esta novela es muy bella en mi opinión y lo mejor es que la conoci merodeando por la biblioteca.

Carla dijo...

Pues hace un tiempo que quiero leer algo de Atwood y por lo que has ido contando de esta novela, a pesar de los puntos un poco más negativos, me llama bastante la atención.
Un beso.

Agnieszka dijo...

"Blind assassin" es el libro de Atwood que más me ha gustado. Lo que tienen las distopías y las novelas de fantasy es que, si no explican las reglas del mundo desde el principio, es difícil seguirlas. Me pasó con la aclamada saga de Ben Aaronovitch - "Rivers of London" me aburrió y ya no seguí.
Pero no creo que se haya desactualizado el mensaje de la novela: no hay que perder la guardia para mantener las libertades, porque si no, puede pasar cualquier barbaridad.
besos

ღ Luisa Fernanda ღ dijo...

No lo conocía pero me parece muy interesante, así que definitivamente lo buscaré en mis paseos por la biblioteca.
Muchas gracias por tu opinion
Saludos!