1 de octubre de 2012

Semana Temática Oriental - Crónica de Pekin I

¡Hola danzarines! Por fin os traigo mi última crónica de mi viaje a China. Me ha salido bastante larga, yo que me enrollo escribiendo, así que la voy a publicar en dos días. Espero que algunos hayáis disfrutado leyéndolas, a mi me ha gustado escribirlas y compartir la experiencia con vosotros. Otros estaréis pensando !qué tía más pesada con China! Tranquilos, que ya vuelvo con los libros, pero aún no termina la semana temática. 

Beijing o Pekin es la capital de la República Popular de China, la llaman la ciudad del presente de China pues  actualmente es la más importante. Estamos de nuevo ante una ciudad enorme con 18 millones de habitantes y una superficie de 16.000 kilómetros cuadrados. Se subdivide en varios aros concéntricos y las distancias entre los distintos puntos de la ciudad son enormes. Hay numerosos monumentos para visitar, siendo quizá los más destacables la muralla china, la ciudad prohibida, el templo del cielo y la plaza de Tian'anmen. 

Actualmente es una ciudad bastante moderna con numerosos rascacielos, zonas de oficinas, apartamentos y centros comerciales muy modernos. Sin embargo, también tuvimos oportunidad de visitar una zona de una zona de hutongs en el centro de la ciudad. Se trata de las casas tradicionales de Pekin, quedan pocas zonas así pero parece que están protegidas y las quieren conservar. Se trata de calles bastante estrechas y casas de dos o tres pisos de tamaño cuadrado y con un patio central en las que generalmente vivían varias generaciones de una familia. Realmente es curioso de ver, pero las casas son bastante cutres digamos y la zona en general se veía algo sucia y poco cuidada. Nos movíamos en un carrito tirado por un chino en bicicleta (¡qué mal me sabía por el pobre que iba tirando de mí!). 

Las bicicletas son el transporte más tradicional en China y el que siguen utilizando muchísimas personas. Aunque ahora en las ciudades se ven muchos coches, a la hora de ir al trabajo hay también muchísimas pequeñas motocicletas. Conducen de una forma un poco temeraria, no llevan casco y en una misma moto llegué a ver a una familia con padre, madre, dos hijos, perro y planta. Las chicas con falda que van de "bulto" se sientan de lado y van alegremente escribiendo en el móvil. 

Pasamos a los monumentos, en primer lugar fui a ver El templo del cielo. Se trata de un templo taoísta construido en el año 1420 por la dinastía Ming para realizar distintos rituales para pedir buenas cosechas y dar las gracias por ellas. En esta ocasión no se trata de un templo budista, sino taoísta, una de las religiones más tradicionales de China como podemos comprobar en la aún práctica común del culto a los ancestros; y, por tanto, la arquitectura y la estructura es bastante distinta. Dentro de un parque bastante bonito encontramos el conjunto de edificios rodeando a un templo circular en el centro. Ha sido declarado Patrimonio Nacional de la Humanidad y, sin duda, me ha parecido el templo más impresionante y bello de los que he visto. 

Al día siguiente fuimos a ver la plaza Tin'anmen, la plaza más grande del mundo. La verdad es que dicho así suena muy impresionante pero luego no me impacto tanto, debe ser que al ser tan tremendamente amplia es que directamente no le veía ni mucha pinta de plaza, no sé. En un lateral podemos encontrar el mausoleo de Mao, que tenía una cola larguísima para entrar, todos chinos. A mí no me interesaba mucho la verdad, no acabo de entender la motivación de hacer semejante cola sólo por ver dónde está enterrado. 

En esta misma plaza está la entrada de la ciudad prohibida. Se trata del palacio imperial de la dinastia Ming construido en el s.XV. Se trata del complejo palaciego más grande de mundo con una superficie de 72 hectáreas. Contiene 9.999 habitaciones. Se dice que el palacio del emperador del cielo tiene 10.000, por lo que en un signo de humildad el de la tierra ha de ser algo más pequeño. Había tanto pabellones privados como para actos públicos. En general el interior de los edificios no se puede ver, y lo que nos dejan ver no merece mucha la pena, lo impresionante es el exterior. A pesar de que ha sufrido numerosas restauraciones, la arquitectura sigue siendo la característica de la época de edificios de madera de gran belleza separados por distintos patios. En el palacio vivía toda la corte del emperador y podíamos conocer el estatus del habitante de un determinado edificio por el número de dragoncitos que tiene en las esquinas (foto abajo). 



17 comentarios:

Pakiko dijo...

Nos pones los dientes largos con estas crónicas porque es un viaje que merece la pena.
Besos

Tizire dijo...

Ains, pero qué ganas me dan de ir a China después de estas crónicas! Y mira que nunca me ha llamado especialmente la atención, pero es que lo explicas todo tan bien que dan ganas de visitar esos sitios! Espero tu crónica final para que sigas descubriéndonos Pekín, gracias por compartir tu viaje, 1beso!

Dentro de un Libro dijo...

Como todas, esta crónica me encanto. El viaje que hiciste es realmente fantástico, muchas gracias por compartirlo.
Un beso!

Alba Úriz dijo...

Si hay algo que enamora de este país es su arquitectura. Es elegancia, tradición, belleza... Me están encantando estas entradas ;).

Nina dijo...

Que bonito ese cielo! y los templos ^^ ohhhh yo quiero!

besos

La Chinoida dijo...

Quiero visitar todos esos lugares!!!

Tatty dijo...

No sabría decirte qué entrada me ha gustado más, me has dejado con muchas ganas de visitar China, más de las que ya tenía, a ver en la segunda parte que nos cuentas
besos

Solcitohh dijo...

Ayy es más hermoso todoOO! ^^
No me voy a cansar de decirte que tuviste mucha suerte en poder viajar ahi! jejeje
un besito Arii! :)

shaka lectora dijo...

Yo también quiero visitar China. Todo lo oriental me atrae muchísimo. Espero la segunda parte de la crónica.

Un beso shakiano!!

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Emblemático Pekin, sin duda, me encanta. Tu ¡tranquila! que no me aburren nada tus entradas temáticas!! a ver que más nos cuentas de esta ciudad. Besos

Carmen dijo...

Ha sido preciosa esta semana "asiática"...
Besos,

mientrasleo dijo...

Huy que te veo en una foto??? (si no lo digo exploto)
Me ha encantado acompañarte esta semana.
Gracias, de verdad. He aprendido un montón de cosas de primera mano, curiosidades incluídas
Besos

Loida dijo...

Por fin te ponemos cara!! jeje Aunque aún no ha terminado me ha encantado la semana tematica. Ha sido muy interesante y llena de curiosidades =)
Pekin tiene que ser muy chulo tambien y la muralla china vista desde arriba tiene que ser una pasada =)
La arquitectura de la antigua china siempre me ha gustado, es muy bonita =)
Y la plaza por lo que veo en la foto no tiene mucha gracia jeje
A mi creo que tambien me daría cosilla ver a alguien tirando de mi jeje pobre chino =)
¡Un besazo guapísima!

Light dijo...

Jo, ¡Que envidia me das! Con las ganas que tengo de ir a China... :p

Besistos ^^

Abbie dijo...

No sabía que habías ido a China! que genial debe de haber sido x3 que suerte tienes!
Dios, a mi también me habría sentado mal que alguien tirara de mi en bicicleta :/ Yo creí que todo el mundo era budista en China (? gracias por sacarme de mi error xd

Sileny dijo...

Conducción temeraria, por qué no me sorprende?xDD
Lo hacen aposta, "La ciudad prohibida" y así con ese nombre, más ganas tienes de entrar!
Es curioso lo de los dragones y el estatus!

Twins dijo...

A nosotras también nos daría cosa que un chino tirara de nosotras, pobres :S
OMG, ¡qué pasada lo de las motos!
Cuántas habitaciones, 9.999 :O
Saludos.